5 zumos para aumentar la energía

5 zumos para aumentar la energía este verano

Existen pocos métodos tan rápidos y simples para darle al cuerpo una mega dosis de nutrientes concentrada como la elaboración de zumos o juicing. También es un método útil para asegurarte de que tu familia tome una buena dosis de alimentos sanos y energéticos.

Si tienes un horario apretado o si simplemente quieres encontrar un buen uso para esas frutas y verduras de aspecto mustio que se han acumulado en su refrigerador, encontrarás un gran aliado en el juicing.

Lo mejor de todo, para aquellos de nosotros que no somos exactamente lo que llamarías «chefs entusiastas», es que los zumos son la oportunidad perfecta para que nazca en uno mismo ese amor por la alimentación sana y natural; de ahí a animarse a preparar recetas más elaboradas hay solo un paso!

Aquí hay 5 deliciosas recetas de zumos llenas de nutrientes, que además contribuirán a subir las defensas de tu organismo. Todas dan para una porción grande o dos porciones pequeñas.

  1. Manzana, apio y perejil

Ingredientes:

3 manzanas

3 tallos de apio

1 puñado de perejil fresco (con tallos)

1 puñado de arándanos

Beneficios:

Manzana: rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, incluyendo quercetina, catequina, floridzina y ácido clorogénico.

Apio: un solo tallo de apio contiene más de 10 nutrientes antioxidantes. Es rico en vitamina C, betacaroteno, flavonoides y fitonutrientes. Múltiples estudios han revelado las cualidades antioxidantes del apio y es ampliamente conocido por reducir la inflamación del tracto digestivo. (1)

Perejil: una poderosa planta para combatir enfermedades, particularmente rica en vitamina K y flavonoides y una gran fuente de vitaminas A y C. Las investigaciones apuntan hacia que las dietas ricas en flavonoides pueden potencialmente disminuir el riesgo de enfermedades como el cáncer colorrectal. (2) 

Arándanos: conocidos como el rey de las frutas antioxidantes, los arándanos son altamente nutritivos y ricos en vitamina C y K. Además le dan un toque de color vibrante al jugo.

2. Remolacha, zanahoria, jengibre y cúrcuma

Ingredientes:

1 remolacha

8 zanahorias medianas

1 raíz fresca de cúrcuma (aproximadamente 2 cm)

1 raíz fresca de jengibre (aproximadamente 5 cm)

Beneficios:

Remolacha: el jugo de remolacha se ha asociado durante mucho tiempo con un mejor flujo sanguíneo y una presión arterial más baja. Es rico en vitamina C, hierro, potasio, manganeso y ácido fólico (vitamina B9), particularmente importante para las mujeres embarazadas.

Zanahoria: una fuente de betacaroteno, vitaminas A, C, E y K1, potasio, carotenoides, fibra y antioxidantes que ayudan a promover la salud y fortalecer el sistema inmunológico. Su sabor y textura suaves los hacen una adición fácil a cualquier jugo.

Jengibre: el principal componente activo del jengibre es el 6-Gingerol responsable de muchas de sus propiedades medicinales. Se sabe que el 6-gingerol exhibe actividades anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes. (3)

Cúrcuma: se ha utilizado en la India durante miles de años con fines de salud y belleza. Su principal ingrediente activo es la curcumina, un poderoso antiinflamatorio y antioxidante fuerte. Esta pequeña raíz tiene un sabor intenso que puede ser amargo si se agrega en abundancia, así que tenga cuidado de no agregar demasiado.

3. Zanahoria, naranja y cilantro

Ingredientes:

4 zanahorias grandes

1 naranja

1 puñado de cilantro fresco (con tallos)

Beneficios:

Naranja: rica en vitamina C, tiamina, ácido fólico y antioxidantes. Las naranjas ofrecen una jugosa explosión de frescura que funciona bien cuando se combina con verduras de hoja verde. La vitamina C no solo es necesaria para apoyar el sistema inmunitario, sino que es esencial para que el cuerpo produzca colágeno, dándole a la piel un aspecto juvenil.

Zanahorias: las zanahorias son una excelente fuente de betacaroteno, vitaminas A, C, E y K1, potasio, carotenoides, fibra y antioxidantes que ayudan a promover la salud y fortalecer el sistema inmunológico.

Cilantro: rico en antioxidantes que estimulan el sistema inmune, muchos estudios revelan que el cilantro no solo combate las infecciones sino que también beneficia la salud del corazón, el cerebro, la piel y el aparato digestivo.

4. Piña, albaricoques y jengibre

Ingredientes:

½ piña

6 albaricoques (no olvides sacar la piedra)

1 raíz fresca de jengibre (unos 3 cm)

Beneficios:

Piña: las piñas contienen una variedad de minerales, vitaminas y un grupo de enzimas digestivas conocidas como bromelina, que se ha demostrado que reduce los marcadores de inflamación.

Albaricoque: una gran fuente de antioxidantes que incluye betacaroteno, vitaminas A, C y E y flavonoides. El suave sabor de los albaricoques se combina maravillosamente con la piña creando un jugo potente pero dulce que apoya el tracto digestivo y el sistema inmunológico.

Jengibre: se sabe que exhibe actividades anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes.

5. Pepino, kiwi, menta, limoncillo y lima

Ingredientes:

2 pepinos grandes

2-3 kiwis

1 puñado de hojas de menta fresca (con tallos)

1 tallo de limoncillo fresco

½ mano de lima exprimida en el jugo

Beneficios:

Pepino: los pepinos contienen aproximadamente 96% de agua junto con vitaminas K y C. Añaden un refrescante

Kiwi: estas frutas carnosas verdes están cargadas de vitaminas C, K, E folato y potasio y son una fuente de antioxidantes.

Menta: esta planta de enfriamiento es una fuente particularmente fina de vitamina A, conocida por sus efectos en la salud ocular.

Lima: las limas son ricas en vitaminas C y flavonoides, ambos antioxidantes poderosos que no solo ayudan al cuerpo a combatir las enfermedades sino que también fortalecen el colágeno de la piel.

Lemongrass, hierba limón o limoncillo: Citral y geranial son dos de los principales compuestos del lemongrass que se cree que desempeñan un papel en sus propiedades antiinflamatorias. La hierba-limón también muestra actividades antioxidantes y antimicrobianas.

Consejos para hacer jugos

  • Siempre que sea posible, compra ingredientes orgánicos para garantizar que tu jugo sea lo más puro posible.
  • No seas demasiado aventurero demasiado rápido. Es fácil venirse arriba y no saber cuándo dejar de agregar alimentos a la licuadora. ¡A veces estos experimentos funcionarán, pero otras veces no, y te verás degustando sin mucho entusiasmo la pócima que acabas de preparar. Al principio es más fácil limitarse a sólo unos pocos ingredientes, y con la práctica uno puede irse soltando a medida que te familiarizas con las diferentes combinaciones que te gustan.
  • Bébelo fresco. Aunque se ha convertido en un hábito popular refrigerar una cantidad de jugo para varios días, desde la perspectiva nutricional siempre es mejor beber lo que se acaba de hacer. Vale la pena dedicar 10’ cada día a preparar un jugo que va a apoyar y energizar tu cuerpo. La refrigeración por lotes honestamente no te ahorrará mucho tiempo, e indudablemente bajará la calidad de lo que tomas.
  • No esperes para limpiar tu licuadora. Tan pronto como hayas bebido tu jugo fresco, desarma la licuadora y límpiala, será más fácil y menos tarea para luego.
  • Las licuadoras de alta calidad tienen sus ventajas y las opciones de prensado en frío son una opción fantástica, pero aún puedes disfrutar de los beneficios de buenos ingredientes con exprimidores low cost. No sientas que tienes que invertir en otro costoso equipo de cocina nada más empezar. Primero desarrolla el hábito y luego invierte en una máquina de mayor calidad.

Para resumirlo y embotellarlo 

Los zumos recién hechos no sólo son sabrosos, aptos para niños y altamente ricos ​​en vitaminas y minerales, sino que también son una alternativa impresionante a los zumos embotellados, pasteurizados o endulzados artificialmente.

Un zumo casero es una forma facilísima de desarrollar sensibilidad y una comprensión más amplia de lo que realmente le introduces a tu cuerpo y de tu fuente de nutrición.

¡Que disfrutes del juicing!

5 zumos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba